Estatutos PDF Imprimir E-mail


Art. 1º Se funda en Concepción una Corporación que llevará el nombre de SOCIEDAD CHILENA DE QUIMICA y que tendrá por objeto:

a) Fomentar la investigación y divulgación científicas en las diferentes ramas de la Química y Ciencias Afines, tanto teóricas como aplicadas; y
b) Prestar su colaboración a los Poderes Públicos. Organismos de Enseñanza e instituciones dedicadas a la investigación científica y tecnológica.


Art. 2º Para alcanzar dichos fines la Sociedad se porpone:

a) Efectuar reuniones periódicas para conocer y discutir las investigaciones originales efectuadas en el País y el desarrollo de la Ciencia Química en general;
b) Organizar periódicamente Sesiones Químicas en diferentes ciudades del País;
c) Propiciar conferencias de divulgación sobre la Ciencia Química;
d) Editar un Boletín que contenga las actas de sesiones o resumen de ellas y las comunicaciones científicas que se reciban:
e) Publicar y mantener al día un Catálogo de las revistas y Obras Químicas y Ciencias Afines de propiedad pública y particular existentes en el País.
f) Formar una Biblioteca adecuada a sus fines y mantener un servicio de fotocopias y microfilms para servir a sus miembros;
g) Proporcionar bibliografía sobre temas de Química;
h) Prestar su más decidido apoyo a los miembros investigadores, subvencionándolos, en cuanto sea posible, con fondos aparatos, bibliografía o ayuda técnica.
i) Otorgar premios a las mejores memorias originales que le sean presentadas;
j) Fomentar la creación de becas de perfeccionamiento en especialidades de la Ciencia Química en el País y en el extranjero: y
k)Establecer relaciones con instituciones similares del País y del extranjero.


Art. 3º Habrá cuatro clases de socios. Activos, honorarios, correspondientes y benefactores.

a) Para ser socio activo, es necesario presentar una solicitud, ser aceptado por el Directorio General y pagar las cuotas que fija el Art. 22.
Tendrán la calidad de socios fundadores, los miembros activos inscritos antes del 29 de Diciembre de 1946.
b) Podrán ser miembros Honorarios, las personas que hayan contribuido en forma notable al progreso de la Ciencia Química o que hayan prestado a la Sociedad servicios excepcionales.
El candidato debe ser presentado por dos miembros del Directorio General y para ser elegido deberá reunir los 2/3 del total de votos de los miembros de éste.
c) Podrán ser miembros correspondientes, las personas que residan fuera del País y que hayan prestado o puedan prestar servicios apreciables a la sociedad.
La elección se verificará con las mismas formalidades indicadas en el inciso anterior, pero el candidato sólo necesitará la mitad del total de votos.
d) Será miembro benefactor aquel que done a la Sociedad una suma no inferior a $ 5.000.- (cinco mil pesos). A esta calidad podrán pertenecer también personas jurídicas.


Art. 4º La sociedad será dirigida y administrada por u Directorio General elegido de acuerdo con los artículos siguientes. Este Directorio estará formado por un Presidente, un Vice-Presidente, un Secretario, un Prosecretario, un Tesorero, un Bibliotecario y tres Vocales.

Art. 5º Los miembros del Directorio General serán elegidos en votación secreta por simple mayoría de votos y durarán dos años en sus funciones. Sólo tendrán derecho a voto en esta elección los socios activos. Todos son reelegidos indefinidamente con excepción del Presidente que puede serlo siempre que reúna los dos tercios del total de votantes.

Art. 6º El presidente saliente ocupará por derecho propio uno de los cargos de Vocales.

Art. 7º Para las elecciones de Directorio General se convocará con un mínimo de 15 días de anticipación, a todos los miembros residentes en el País. Los que no puedan asistir, se podrán hacer representar por medio de cartas poderes dirigidas al Presidente de la Sociedad; sólo podrán ser mandatarios los miembros de la Sociedad.

Art. 8º Si durante el año se produjera una vacante en el Directorio General, éste designará un miembro para llenarla, siempre que no sea el Presidente.

Art. 9º Se considerará dimisionario a todo miembro del Directorio que falte a tres sesiones consecutivas. Después de haber sido advertido, será reemplazado si no presenta excusa valedera.

Art. 10º El Directorio General podrá autorizar, en conformidad al reglamento, la formación de Directorios Regionales, previa petición por escrito de 25 miembros por lo menos.

Art. 11º Corresponde al Directorio General

a) Respetar y hacer cumplir los Estatutos de la Sociedad;
b) Administrar los bienes de ella;
c) Resolver los casos no previstos por estos Estatutos y someterlos a la aprobación de la asamblea;
d) Redactar los Reglamentos necesarios para el mejor funcionamiento de la sociedad.
e) Presentar a la Asamblea una Memoria Anual sobre la labor desarrollada por la Sociedad, y
f) Llenar en general todas las funciones científicas y administrativas de la Sociedad, sean directamente o por intermedio de Delegados o Comisiones.

Art. 12º Corresponde al Presidente:

a) Presidir las Sesiones del Directorio y las reuniones de la Sociedad
b) Representar a la Sociedad, judicial y extrajudicialmente;
c) Citar a Sesiones ; y
d) Hacer cumplir los acuerdos del Directorio y de la Asamblea.

Art. 13º El Vice-presidente reemplazará al Presidente ejerciendo en este caso todas las atribuciones señaladas para éste en el Ar. Anterior.

Art. 14º Corresponde al secretario;

a) Citar por escrito a sesiones, indicando la Tabla de materias;
b) Redactar las actas de Sesiones del Directorio y de las reuniones de la Sociedad.
c) Recibir y tramitar las memorias científicas y otros trabajos que recia la Sociedad.
d) Mantener al día el registro de Socios; y
e) Tramitar toda la correspondencia que le encomiende el presidente y dirigir los trabajos de la Secretaria.

Art. 15º Corresponde al Tesorero:

a) Tener a su cargo la recaudación de las entradas por cuotas, legados o donaciones;
b) Pagar los gastos corrientes según presupuesto aprobado y los extraordinarios, ambos con el visto bueno del Presidente;
c) Llevar un registro de entradas y salidas y los libros de contabilidad necesarios; y
d) Presentar al Directorio , para ser incluido en la Memoria, un balance al 30 de Noviembre y un proyecto de presupuesto para el año entrante. La Asamblea designara una Comisión Revisora de cuentas que informara antes de un mes.

Art. 16º Corresponde al Bibliotecario:

a) Catalogar los libros, revistas y memorias científicas o trabajos que reciba la Sociedad;
b) Mantener el intercambio de publicaciones con otras Sociedades similares;
c) Tener a su cargo los servicios bibliográficos que la sociedad mantenga; y
d) Dar cuenta al Directorio, al 30 de Noviembre, del inventario de la Biblioteca y de su movimiento.


Art. 17º Las Sesiones Generales de Socios serán de dos clases. Ordinarias y extraordinarias y tendrán lugar en Concepción en el local de la Sociedad.

Art. 18º Las Sesiones ordinarias se celebraran la segunda quincena de cada mes y con el número de miembros que asistan. Su principal objeto sera cumplir con la letras
a) del Art. 2.o
En la Sesión ordinaria del mes de Diciembre, la asamblea se pronunciara sobre la memoria que debe representar el Directorio y elegirá al Directorio conforme al Art. 5.o.
El quórum para esta Sesión será de 25 miembros presentes o representados y si este no se consiguiera en la primera citación, se citara por segunda vez y se sesionara con el número que asista.

Art. 19º Las Sesiones extraordinarias se verificaran cuando el Presidente lo estime conveniente o cuando la soliciten por escrito un mínimo de diez socios.

Art. 20º Para cada Sesión se hará una Tabla de materias que se anunciara por carta convocatoria.

Art. 21º El Directorio General, una vez constituido, fijara sus días y horas de Sesiones. El quórum para estas Sesiones será de simple mayoría.

Art. 22º Habrá dos clases de cuotas ordinarias y extraordinarias.

a) La cuotas ordinarias serán de incorporación y mensuales. Los valores de estas cuotas se fijaran anualmente en las Juntas Generales Ordinarias y el valor que se fije como cuota de incorporación no podrá ser inferior a cien pesos, ni exceder de quinientos pesos y el que se fije como cuota mensual no podra ser inferior a diez pesos ni exceder de cincuenta pesos;
b) Las cuotas extraordinarias serán fijadas por el Directorio cuando los intereses de la Sociedad las justifiquen.

Art. 23º Los miembros honorarios y correspondientes están dispensados de toda carga pecuniaria.

Art. 24º Todo miembro que haya cejado pasar seis meses sin pagar sus cuotas, podrá ser borrado del Registro un mes después de ser notificado por el Tesorero por carta acuse-recibo.


Art. 25º La sociedad editara periódicamente, un Boletín que estará a cargo del Directorio. Este nombrara un Director del Boletín, que podrá ser o no uno de sus miembros y de acuerdo con él las Comisiones asesoras que estime necesario.

Art. 26º El Boletín publicará:

a) Los trabajos de investigación original comunicados en las reuniones mensuales y trabajos originales no comunicados en las reuniones; o resúmenes de ellos.
b) Un resumen de la discusión que origino su lectura;
c) Un resumen general de las reuniones;
d) La Memoria Anual del Directorio General; y
e) Bibliografía, Revista de Revistas y además todas aquellas materias que a juicio del Directorio correspondan a los fines de la Sociedad.

Art. 27º La Sociedad también publicara y mantendrá al día un Catalogo de las Revistas Químicas y de Ciencias afines, de acuerdo con la letra e) del Art. 2


Art. 28º En toda votación, en caso de empate esta será repetida; en la segunda votación los votos en blanco se agregaran a la mayoría y en caso de nuevo empate decidirá el Presidente.

Art. 29º La biblioteca funcionara en el local de la Sociedad y tendrán derecho al uso de ella, los Socios y aquellas personas a quienes el Presidente acuerde esta concesión.

Art. 30º Toda reforma de los Estatutos deberá ser tratada en sesión convocada especialmente para este objeto con quince días de anticipación.

Art. 31º En caso de disolución de la Sociedad por acuerdo de los dos tercios de sus miembros, citados especialmente con quince días de anticipación, sus bienes pasaran a la Universidad de Concepción.

 

Descargar en versión Estatutos en versión pdf


 

FUNDAMENTOS ETICOS Y CODIGO DE ETICA PROFESIONAL DE LOS ASOCIADOS A LA SOCIEDAD CHILENA DE QUIMICA.


El directorio de la Sociedad Chilena de Química, Regional Santiago, ha elaborado un Código de Ética que norma las conductas y orienta el fortalecimiento de nuestra disciplina entre sus diferentes cultores asociados a nuestra institución. Este código fue aprobado por el Directorio General de la Sociedad Chilena de Química, en su reunión ordinaria de fecha 13 de noviembre 1997.

En la elaboración de este Código de Ética, trabajó un Comité que estuvo dirigido por el Dr. Eduardo Silva e integrado por los Dres. Hernán Ríos y Walter Zamudio; quienes junto a los integrantes del Directorio dieron origen al presente documento.


FUNDAMENTOS ETICOS SOCIEDAD CHILENA DE QUIMICA

Los socios de la Sociedad Chilena de Química están obligados a abogar por los principios de libertad, tolerancia y veracidad, inherentes a la ciencia en general. En lo particular, deben cuidar y acrecentar el prestigio de la Química como disciplina así como del conocimiento y saber químico.

Es así como la Sociedad Chilena de Química declara el respeto y valorización positiva de todo ser viviente y considera al medio ambiente como patrimonio de la humanidad y en consecuencia, sus integrantes deben estar consciente que como profesionales son responsables de manera especial por los efectos que pueda ocasionar su desempeño en las personas y en la naturaleza. Es por ello que pueda ocasional su desempeño en las personas y en la naturaleza. Es por ellos que sus miembros deben apoyar y fomentar un desarrollo autosustentable tanto en aspectos sociales y económicos, como medioambientales, en donde el desempeño de su disciplina así lo permita.

Deben comportarse conscientes de su responsabilidad frente a las generaciones futuras. Deben observar fielmente las leyes vigentes y convenciones internacionales relacionadas con el desempeño de su trabajo, de sus resultados y sus efectos. Tienen el deber de oponerse y denunciar el mal uso de la Química, en su más amplio sentido. Están obligados a ser veraces en la utilización y extensión del saber químico y a no utilizar métodos ilícitos para beneficios personal o colectivo.

Los socios que atentan contra estos principios fundamentales, dañan el prestigio de la profesión y no pueden tener la calidad de tal.

 

CODIGO DE ETICA PROFESIONAL DE SUS ASOCIADOS

 

Se considerará fraude o faltas a la ética en la experiencia científica si se incurre en cualquiera de las siguientes conductas:

Art. 1. La inclusión de elementos que no pertenecen a una experiencia o la exclusión del elementos que le pertenecen, realizadas deliberadamente, de tal modo que un revisor o lector de la descripción de la experiencias se forma una idea, valorización o juicio distintos de los que se formaría si tuviera la descripción estricta de la misma. Un caso extremo es la invención completa de la experiencia.

Art. 2. La alteración deliberada de algún elemento de la experiencias que cambia la idea, juicio o valorización que un revisor o lector pudiese tener, en relación con los que se tendría si no hubiese ocurrido la alteración.

Art. 3. El no ajustarse a normativas éticas reconocidas por toda la humanidad, publicadas en códigos de investigación científica o por esta Sociedad.

Son faltas a la ética de trabajo colaborativo:

Art. 4. La adulteración, destrucción o apropiación de elementos de la experiencia científica que pertenecen al grupo o a algunos de sus integrantes.

Art. 5. Guardar información necesaria para la mejor interpretación, entendimiento de la experiencia científica del grupo de trabajo o de la formación de sus integrantes.

Art. 6. Entregar deliberadamente información falsa al resto del grupo, u omitir información adversa que cambia la interpretación de la experiencia científica.

Art. 7. Difundir fuera del grupo información sobre su trabajo y que no haya sido autorizada para ser difundida.

En relación a subalternos discípulos, alumnos, técnicos y laborantes :

Art. 8. Negligencia en la entrega de los elementos necesarios para su formación.

Art. 9. Imposición de normas y sistemas de trabajo que atenten contra la salud física y mental de ellos.

Art. 10.
Utilización de presiones académicas o laborales para conseguir fines sentimentales pecuniarios o de otra índole.

Art. 11. Reservarse la totalidad o parte de la información disponible sobre la toxicidad y/o peligrosidad de sustancias o de los procedimientos a que un subalterno pudiese o debiera incurrir, especialmente en personas sin instrucción regular en estas materias.

El conocimiento al ser producto de una actividad humana social, debe ser reconocido como patrimonio de la humanidad y no como propiedad exclusiva de una o varias personas. Es por ello que deberá propiciarse el compartir información, técnicas y experiencias, que pueden hacer progresar a toda la humanidad, siendo legítimo el reconocimiento de autoría y los derechos jurídicos universales que le correspondan sobre éste, siempre que estos no atenten contra la especie y cada uno de sus integrantes.

De las relaciones profesionales
Independiente de la naturaleza de su ámbito profesional, ya sea estatal o privado, son válidas para él todas las normativas de la profesión, sin ser excluyentes los códigos éticos de otras profesiones que por naturaleza interdisciplinaria deba someterse de acuerdo a las prácticas y características de la institución donde labore.

Art. 12. Son falta a la ética en las relaciones entre colegas científicas:

a) Al robar o hurtar información y manejarla como si fuera propia.
b) Al negar información o dar información errónea a otros.
c) Al evaluar deliberadamente en forma injusta proyectos de investigación, manuscritos de artículos científicos, u otros documentos o antecedentes, que involucren personas o instituciones.
d) Retardar más allá del plazo convenido y públicamente aceptado, informes solicitados sobre la base de la confianza y crédito de su especialidad o experiencia.
e) En el caos de las autoridades de instituciones relacionadas con la ciencia, obstruir la formación de grupos científicos o el desarrollo de ellos, no asignar recursos pudiendo y debiendo hacerlo.
f) Al no reconocer su incompetencia, de existir tal, en temas que le soliciten su pericia.
g) Calumniar a un colega en su actividad científica.

Art. 13. Un editor debe considerar desprejuiciadamente todos los manuscritos ofrecidos para publicación, juzgando cada uno sobre la base de sus méritos sin tomar en cuenta raza, religión, nacionalidad, sexo, edad o afiliación institucional del autor o autores. Un editor puede, sin embargo tomar en cuenta la relación que tiene un manuscrito inmediatamente bajo consideración con otros previa o concurrentemente enviados a publicación por los mismos autores.

Art. 14.
Un editor debe considerar todos los manuscritos enviados para publicación con la misma celeridad, sin distinciones.

Art. 15. La aceptación o rechazo de un manuscrito es de exclusiva responsabilidad del editor. El responsable y prudente ejercicio de este deber normalmente requiere que el editor busque consejo en revisores escogidos por su experiencia y buen juicio, así como por la calidad y confiabilidad de los manuscritos enviados para ser publicados. Sin embargo, los manuscritos pueden ser rechazados sin revisión si se considerasen inapropiados para la revista.

Art. 16. El editor y los miembros del Comité Editorial no deben revelar información acerca del manuscrito bajo consideración a ninguna persona distinta de aquellos cuyo consejo profesional es solicitado. Sin embargo, ya sea que el editor lo solicite, o bien haya sido establecido de antemano, se puede necesitar revelar a un potencial autor el hecho que un importante manuscrito, de otro autor, ha sido recibido o está en preparación.
Después que una decisión ha sido tomada respecto de un manuscrito, el editor y los miembros del Comité Editorial pueden revelar o publicar solamente los títulos de los manuscritos y los nombres de los autores de artículos que han sido aceptados para publicación, a menos que se haya obtenido expresa autorización de los autores para cualquier otro tipo de publicación.

Art. 17. Un editor debe respetar la independencia intelectual de los autores.

Art. 18. La responsabilidad editorial y autoridad para cualquier manuscrito realizado por el editor y sometido a la revista del mismo editor, debería ser delegada a alguna persona calificada distinta, tal como otro editor de la misma revista o un miembro del Consejo Asesor Editorial. La consideración editorial del manuscrito autor-editor en forma alguna debería constituir un conflicto de intereses y es, por lo tanto impropia.

Art. 19. La información no publicada, los argumentos o interpretaciones reveladas en un manuscrito recibido, no deben ser utilizadas en la investigación particular del editor, excepto con el consentimiento del autor. Sin embargo, si tal información indica que alguna de la investigación propia del editor es improbable se ser aprovechada, el editor debe discontinuar su trabajo.

Cuando un manuscrito está tan estrechamente relacionado a la investigación actual o pasada de un editor como para crear un conflicto de intereses, el editor debería delegar en otra persona calificada la responsabilidad editorial de tal manuscrito. En algunos casos puede ser apropiado informar a un autor acerca de la investigación del editor y planes en aquella área.

Art. 20. Si un editor dispone de evidencia convincente que la principal materia o conclusiones de un informe publicado en la revista son erróneas, debería facilitar la publicación de un informe apropiado, señalando el error y si es posible corrigiéndolo. El informe puede ser escrito por la persona que descubrió el error o por el autor original.

Art. 21. Un autor puede solicitar que el editor no use ciertos revisores para la consideración de un manuscrito. Sin embargo, el editor puede decidir usar uno o más de aquellos revisores si siente que sus opiniones son importantes en la adecuada consideración de un manuscrito. Por ejemplo, este pudiera ser el caso cuando un manuscrito seriamente no concuerda con el trabajo previo de un potencial revisor.

Art. 22. Son autores de un artículo científico aquellos que participaron en su elaboración, lo entienden y pueden explicarlo en su totalidad. Esto es válido también para los artículos que no son científicos y que son necesarios para la ciencia (datos, técnicas, etc.). Es falta parecer como autor sin cumplir con estas condiciones, así como es falta del grupo de autores no incluir a una persona que cumpla con estas condiciones.

Art. 23. Los co-autores de un artículo deben ser quienes han hecho contribuciones científicas significativas al trabajo realizado y que una cuota de responsabilidad en los resultados.

Art. 24. La escritura de un artículo debe atenerse a lo que ha sucedido en la experiencia científica. No es lícito agregar elementos inexistentes, ni quitar elementos que debían incluirse por estar comprendidos en el diseño de la experiencia. Deben citarse todas las experiencias anteriores relacionadas con la investigación que se esta publicando. Se considera falta no citar una referencia, sabiendo que es relevante y pertinente al tema. También se considera falta no explorar exhaustivamente, en los sistemas de referencia que se dispones, la literatura relevante y atingente al tema.

Art. 25. Un estudio teórico o experimental puede, en determinadas circunstancias, justificar la crítica a trabajos publicados por otros investigadores, o bien pueden estas ser incluidas en una publicación. Sin perjuicio de lo anterior, son consideradas faltas graves, las críticas personales o que afecten la honra de las personas.

Art. 27. Considerando que la revisión de un manuscrito es una etapa esencial en el quehacer científico, cada profesional tiene la obligación de tener una participación responsable y honesta en el proceso de revisión.

Art. 28. un revisor que no se sienta adecuadamente calificado para juzgar la investigación reportada o proyectada en un manuscrito, debe devolverlo a la brevedad posible al editor.

Art. 29. Un revisor de un manuscrito debe juzgar la calidad de éste, el nivel de trabajo experimental y teórico, y sus interpretaciones o proyecciones, con el fin de mantener un alto nivel científico y literario. Un revisor debe siempre respetar la independencia intelectual de los autores.

Art. 30. Un revisor debe ser sensible a la presencia de un conflicto de intereses cuando el manuscrito está en revisión estrechamente relacionado con trabajos propios o que han sido previamente publicados por él. En caso de dudas, el revisor debe devolver inmediatamente el manuscrito sin revisión y comunicar al editor este conflicto de intereses o parcialidad.
Alternativamente, el revisor puede acompañar un informe firmado, estableciendo los intereses del revisor en el trabajo, con el entendimiento que éste puede ser, a discreción del editor, transmitido al autor.

Art. 31. Un revisor no debe evaluar un manuscrito o proyecto cuyo autor o coautores sean personas con las cuales tengan una conexión personal, de amistad, parentesco o profesional, si estima que dicha relación pudiera ser motivo de parcialidad.

Art. 32. Un revisor debe tratar un manuscrito o proyecto enviado para revisión como un documento confidencial y no debe comunicarse con el o los autores, ni menos insinuarse como su evaluador, sin el conocimiento expreso del editor. Además, no debe ser mostrado ni discutido con otros colegas excepto, en casos especiales, a personas de las cuales se puede obtener una opinión especializada en un punto especifico. En este evento, la identidad de las personas consultadas, debería ser revelada al editor.

Art. 33. Los revisores deben explicar y fundamentar sus juicios adecuadamente de manera que los editores y autores puedan entender las bases de sus comentarios. Cualquier observación, resultado o argumento que haya sido previamente publicado debe ser respaldada por una cita bibliográfica relevante. Las aseveraciones indebidamente fundamentadas, de revisores o de autores al refutar, son de poco valor y deben ser evitadas.

Art. 34. Un revisor debe estar alerta a omisiones de los autores al citar trabajos relevantes de otros científicos. Un revisor debe llamar la atención del editor frente a cualquier similitud substancial entre el manuscrito en consideración y cualquier artículo ya publicado.

Art. 35. Un revisor debe actuar con prontitud, enviando su informe oportunamente. Si el revisor recibe un manuscrito en un momento en que las circunstancias le impiden una atención pronta, el manuscrito no revisado debe ser devuelto inmediatamente al editor. Alternativamente, el revisor puede notificar al editor el probable retraso y proponerle una fecha de informe alternativo.

Art. 36. Los revisores no pueden usar o revelar la información no publicada, así como los argumentos o interpretaciones contenidas en un manuscrito en trámite de evaluación, excepto con el consentimiento del autor. Si esta información indica que algún trabajo en ejecución del revisor es improbable que sea provechoso, éste debe discontinuar esta investigación. En algunos casos, puede ser apropiado para el revisor escribir al autor, con copia al editor, acerca de su investigación y los planes que tiene en esa área.

Art. 37. Quién publica en una revista científica tiene las mismas obligaciones básicas de ser preciso al informar observaciones e imparcial en la interpretación de éstas al publicar en la literatura general.

Art. 38. Atendiendo a que los legos pueden no entender la terminología científica, si se considera necesario usar palabras comunes de menor precisión para incrementar la comprensión del público sobre materias disciplinarias, deberá el profesional esforzarse por mantener la máxima rigurosidad en los escritos públicos, comentarios y entrevistas que le soliciten.

Art. 39. No se debe proclamar un descubrimiento al público general sin el suficiente apoyo experimental, estadístico, o teórico, que garanticen su publicación posterior en la literatura científica. Un informe del trabajo experimental y de los resultados que apoyan un pronunciamiento público, debe ser enviado a publicación a una revista científica tan rápido como sea posible. Los autores deben, sin embargo, estar conscientes que la revelación de resultados de investigación en la prensa, en base de datos electrónicas o boletines, pueden ser considerados por el editor de una revista como equivalentes a una comunicación preliminar en la literatura científica.

Art. 40. Las instancias de denuncias de las infracciones son el Directorio Regional y el Directorio Nacional de la Sociedad Chilena de Química. El Directorio Nacional en sesión ordinaria o extraordinaria podrá acoger la denuncia y remitirla al Tribunal de Honor para su pronunciamiento.

Art. 41. Una vez evaluada la denuncia por el Tribunal de Honor, el Directorio Nacional, de ser procedente, aplicará la sanción correspondiente de acuerdo a las recomendaciones establecidas.

Estas podrán ser temporales, como amonestaciones o pérdida de ciertos derechos, o permanentes, perdiendo la calidad de socio.

 

Descargar en versión Estatutos en versión pdf